.comment-link {margin-left:.6em;}



viernes, marzo 03, 2006

"Relato: La deliciosa historia de un gato japonés en Egipto"

___Os prometí que no sólo hablaría de cine y lo prometido es deuda. El caso es que navegando por mi disco duro (reflejo informático de mi habitación, o sea, un estado de caos irreversible, esta vez en versión digital), he encontrado un relato de unas pocas páginas que escribí el 20 de diciembre de 2003 (según la fecha del archivo).

___Lo curioso del relato (no deja de ser una parida) es el cómo fue escrito. Recuerdo que durante algunos años, en diciembre, trabajaba en la campaña de navidad de Mistral Bonsai, la que (dicen) es la empresa de importación y venta de bonsáis más grande de occidente. Vaya, que me tocaba vender arbolitos.

___En navidad, fin de año y reyes se vendía mucho (y cuando digo mucho es MUCHO), pero había días en los que no dabas palo al agua (bueno, cargar, descargar, limpiar y esperar a que entre alguien para pegarle el rollo), así que un día cogí el PC que nos instalaron para cobrar y me puse a escribir. Lo curioso es que escribí el relato para luego imprimirlo con una de esas impresoras de tickets de compra, así que tengo el relato en una tira de papel largísima de tan sólo 7cm de ancho.

___El relato lo escribí en poco más de una hora, mientras regaba y fregaba. Lo escribí para Isa (que haría yo sin ella…), así que fue como meter en un turmix algunas cosas que le gustaban (los gatos, Egipto, Japón etc.) y darle al “ON” para ver qué pasa. La verdad es que es un relato sin final, el primer capítulo de tres. Si a alguien le gusta quizá algún día lo acabe. Aviso, es algo infantil.

___El resultado lo podéis leer aquí. No es gran cosa, pero es curioso lo que hacemos cuando estamos aburridos. Quién sabe, quizá Shakespeare empezó a escribir mientras vendía flores.


Un duro día de trabajo. Atender, comer,
dormir y escribir... ¡todo sin salir de la tienda!