.comment-link {margin-left:.6em;}



viernes, febrero 04, 2005

"Elf"

___Que sí, que sí... que manda huevos ver una película navideña estando ya en febrero, pero peor sería habérsela tragado en pleno verano, en gayumbos y con el ventilador puesto. Además, esta película sufre el curioso efecto navidad al que se ven obligadas a soportar las producciones de este tipo: como son producciones de exclusivo consumo navideño, no se estrenan en DVD pasados tres, cinco, o siete meses… sino exactamente un año después, justo en las navidades siguientes. Así pues, ¡es un estreno que ya tiene más de un año!

___Sobre “Elf” poca cosa puedo decir que nadie no haya imaginado ya: es una película familiar, infantil y a veces bastante estúpida. Pues sí, ¡y yo bien que me lo paso! Y es que hay varias maneras de entender el cine, y a fin de cuentas se pueden sintetizar en dos grupos: entretenimiento y arte. Cuando un film reúne los dos… ¡chapeau! Eso es un peliculón y lo demás son tonterías.

___En el caso de la película protagonizada por Will Ferrel, es un producto de entretenimiento perfectamente calculado, con su happy end, su moraleja, su espíritu navideño y todo lo demás… pero lo mejor de todo ello es que siquiera se molestan en ocultarlo. Es más, si hay algún descerebrado -como yo-, que es capaz de tragarse, en el mismo día, la película entera y la misma película pero con los subtítulos del director… se dará cuenta que el propio artífice de este producto descaradamente comercial reconoce lo que es, sin tapujos ni falsas vestiduras. Además, él mismo dice que la película es un “homenaje” a esos “especiales de televisión” que emitían en EEUU cuando era pequeño. Con sus monigotes stop-motion, su nieve artificial, su animación tradicional… y debo reconocerlo, la película tiene ese mismo espíritu retro, o por lo menos en su principio y final.

___Es una película entretenida sin más, a destacar hay algún gag un poco más descerebrado de lo normal (como el del casi-atropello, o el del chicle pegado en la barandilla), o el del escritor de cuentos infantiles Miles Finch (que me quedé estúpido-facto –que no estupefacto- al escuchar la horrible voz que le pusieron en la versión al castellano… ¡¡¡es una imitación de Aznar!!!). Por cierto, el personaje de Finch está interpretado por Peter Dinklage, un actor que no se prodiga demasiado, tan sólo por films de índole independiente como “Vías cruzadas” (“The station agent”), película que desde aquí quiero recomendar encarecidamente.

___James Caan da la talla en un papel cómico y supuestamente entrañable, Will Ferrel hace el idiota sin parecer estúpido, y el resto del elenco actoral hace lo que puede y sirve a la historia sin más. Jon Favreau, su director, es también actor, os sonará por películas tipo “Very bad things”. El guión es simplón, la música de John Debney acorde con la historia (aunque se repite más que el ajo si se conocen partituras de otros films, como por ejemplo la de “Como Dios”), y bueno… poca cosa más se puede decir. Bueno, sí. Que el final es demasiado happy end, que una cosa es el espíritu navideño y otra es tener la imaginación que tendría la suela de un zapato si se hiciera guionista. A pesar de todo es entretenida (y debo admitirlo, después de una peli china, una coreana y una japonesa… se me hizo ligera y entretenida como la que más). Larga vida a las producciones navideñas que tantas sobremesas de telebasura han rellenado las navidades de mi infancia. Larga vida a las películas sin pretensiones.