.comment-link {margin-left:.6em;}



martes, abril 25, 2006

“El día que Satoshi Kon me regaló una bolsita de mejillones enanos deshidratados.”

___El título de este post puede parecer una de esas frases premeditadamente cutres para atraer al gran público. Otros pensarán que es demasiado absurdo, y por ello falso. Pero nada más lejos de la realidad, y lo puedo demostrar… ¡tengo pruebas!

__Satoshi Kon (el respetable autor de "Perfect Blue", "Millenium Actress", "Tokyo godfathers" y "Paranoia Agent") me hizo un regalo de lo más extraño: una bolsita que contenía mejillones enanos deshidratados. Y a mí (e Isa, mi novia) se nos quedó una cara de pasmados con la que Rin Taro aún debe amenizar sus reuniones familiares (todo se explica a su tiempo).


__Los japos son raros de cojones, y por eso nos gustan tanto. Empecemos por el principio. Soy un asiduo al Festival de Cine de Sitges, año tras año suelo ir acreditado como prensa ya que soy redactor freelance en alguna que otra publicación de dudosa calidad. El caso es que Satoshi Kon y Rin Taro hicieron acto de presencia en el SITGES 2001 y por supuesto yo estaba allí al acecho. Presentaban “Millenium Actress” y “Metropolis” respectivamente. No estaban autorizadas las entrevistas, pero con el morro que me caracteriza, me acerqué a la mesa del jardín del Hotel Melià donde se encontraban Sato y Rin (voy a llamarles por el diminutivo, como si fueran colegas de toda la vida, que así queda más gracioso) y me presenté. Por suerte, uno de los japos que les acompañaba sabía Español, de hecho, vivía en Madrid, trabajaba en Cyberclick, una empresa de publicidad en la red. Era realmente simpático y se ofreció a traducirnos sin problemas.

__Lo primero que me llamó la atención fue el par de jarras de cerveza San Miguel (esa que triunfa en todo el mundo y que podemos ver incluso en fotogramas de “Ghost in the Shell”), automáticamente esperaba encontrar pinchos de tortilla u otra clase de aperitivos typical spanish, pero no fue así, mi sorpresa llegó al descubrir que los dos directores de anime… ¡se traían los aperitivos de casa! Donde esperaba encontrar berberechos y olivas rellenas de anchoa había un snack de lo más extraño: bolsitas de mejillones enanos deshidratados a punta pala. No es coña. A aquella distancia aún no podía saber qué contenían las dichosas bolsitas, pero Sato no tardó en ofrecernos un par (más adelante explicaré la desastrosa experiencia de probar dicho aperitivo).

___
Apenas cruzamos un par de frases cuando Rin ya había sacado su handycam y empezado a grabarnos (sí, ¡salgo en los videos caseros de Rin Taro!, espero no encontrar a un personaje con mi cara en una de sus próximas pelis). Creía que eso de que los japos no se separaban de su cámara era un tópico sin fundamento, pero desde luego, ese no era un día para romper tópicos. Tras regalarles un par de ejemplares de una de las revistas donde escribía, me ofrecí a entrevistarles vía e-mail, así que tanto Rin como Sato me apuntaron en un papelito sus direcciones de correo electrónico.

___Después nos hicimos una foto (que uno va de profesional, pero en el fondo no deja de ser un friki de narices). Lástima que la foto resultante quedara tan patética (parece que la hiciéramos de estranquis, sin su participación).

__Después nos despedimos y nos detuvimos a examinar cuidadosamente el aperitivo que traía locos a esas dos fieras de la animación japonesa. ¿Sería ese alimento el secreto de su inagotable creatividad? Definitivamente no. Por el dibujito, descubrimos que eran mejillones del tamaño de una uña, deshidratados (como si fueran frutos secos) y muy salados. Simplemente asqueroso. No pareció tan malo que la otra bolsita aún la conservo impoluta, aún no la he abierto ni pretendo hacerlo, aquí os dejo la foto para que procedáis a vuestro análisis (si alguien sabe su nombre en japonés o puede aportar algún dato, bienvenido será, que todo es cultura).


___A día de hoy y por una de esas incomprensibles cuestiones de la vida... aún no les he entrevistado, ¡pero todo llegará! Ahora ya no estoy en las misma publicaciones que antes, pero si alguien se ofrece a traducirme al japonés (y si los e-mails de “Sato y Rin” no han cambiado), estoy dispuesto a llevarla a cabo.

___Como todo esto suena a cuento chino (que no japonés), aquí os dejo las pruebas gráficas que certifican que la historia es real. La foto de familia y la que acabo de hacer con mi cámara digital a la bolsita de mejillones enanos deshidratados. Surrealista, ¿verdad? ^_^




3 Comments:

  • Pues si, los snacks de los japos son un rato raros. En mi empresa venía un japonés como colaborador, un hombre ya mayor, muy simpático y siempre traía la maleta cargada de caramelos para ir repartiendolos entre los que se cruzaban en su camino, jeje pero vaya caramelos!! salados, amargos, con cosas en el interior que mejor era no preguntar.. algunos que prové me hicieron saltar las láfgrimas, el peor fue uno con sabor a canela y picante!!! aish estuve toda la mañana con mal de estómago jejeje

    By Anonymous Pelusa, at miércoles, abril 26, 2006 7:23:00 p. m.  

  • Pues llegue a tu blog de la pagina de conecta2jimaku, la verdad es que me entretuve bastante leyendo tu blog completo, yo de cine la verdad es que se poco y nada al mismo tiempo, pero con lo que estuve leyendo por aqui he comprendido algunas cosas y me he quedad con ganas de ver algunas de las peliculas que aqui has recomendado.

    Y de lo de los snacks japoneses, yo recuerdo que mimaestra de musica alguna vez trajo dulces que eran algo asi como las grageas de todos los sabores de harry potter solo que no habia de omito ni nada de esas cosas jajajaja si los japoneses tienen botanas bien raras jajaja

    Saludos

    By Blogger Orisha, at lunes, mayo 01, 2006 9:14:00 a. m.  

  • el mejillon ahumado y seco al sol
    es tan antiguo y utilizado como el pescado seco y salado

    un majorero

    By Anonymous Anónimo, at lunes, julio 09, 2012 6:06:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home