.comment-link {margin-left:.6em;}



sábado, agosto 05, 2006

"París: Día 04 - Entrevista y... ¡la final del mundial!"

___Llegamos a casa relajados, teníamos tiempo de sobras para preparar la entrevista al director de "Welcome to Dongmakgol" y llegar al MK2 Loire. O eso creíamos... Una hora después, la chica de prensa nos llamó para decirnos que la entrevista se tenía que adelantar porque el director quería volver a ver su película con público (algo que me parece muy acertado). Vaya, que la de prensa había concedido una entrevista sin preguntar al entrevistado. Y ahora teníamos un problema.

___Por suerte, la entrevista estaba hecha. Me había documentado bien y había escrito once preguntas con bastante jugo. Disponer de tan sólo 15min. para plantar cáma
ra y grabar era poco tiempo, per teníamos que intentarlo. Para colmo de males, al final sólo dispusimos de 10min. Se hizo lo que se pudo. Pero yo no me rindo tan facilmente.

___El director, Park Kwang-Hyun, era un hombre simpático y no entendía ni papa de lo que hablábamos (sólo sabía coreano). Estaba ahí porque era su trabajo y agradecía que le entrevistara la prensa española. Así que ni corto ni perezoso, le pedí su e-mail con todo el morro del mundo, así podríamos acabar la entrevista por correo. Dicho y hecho. En estos momentos estoy esperando a que una a
miga coreana de Laure vuelva de vacaciones para que me traduzca los mails. En breve pretendo publicar la entrevista resultante, aprovechando sus respuestas escritas, las fotos y los fragmentos de vídeo.

___Como ya comenté en otro post, nos concedieron la entrevista porque ese domingo Francia jugaba la final del mundial contra Italia. Nadie en París quería entrevistarle, así que tuvimos la suerte de que el fútbol nos importara tres pimientos. Como la entrevista fue tan precipitada, decidimos ir a ver la final nosotros también. Más que nada por el ambiente.

___Laure y Thithu nos acompañaron y luego acudió Baptiste. Me quedé observando a Baptiste durante un par de minutos hasta que decidí preguntarle a Isa: "Oye, ¿no te recuerda a alguien?", y ella me respondió "Sí, pero ahora no caigo". Entonces dije: "¡Dominic Purcell!". ¡El hermano del prota en "Prison Break"!, ¡Lincoln Burrows!, ¡John Doe! Era clavadito el tío. No tardé ni cinco minutos en dejárselo caer, tenía la esperanza de que supiera quien era, pero por supuesto no tenía ni idea. Horas más tarde, descubriría a su clon
en casa de Laure, gracias a IMDB.com.


___
Llegamos a un pub llamado "Le Carrefour", que aunque por estas tierras se asocia a unos grandes almacenes, allí significa simplemente "El cruce", y el pub estaba situado en un cruce. Muy original. Estaba a reventar de gente, había preparado una pantalla gigante con proyector y un par de teles. Sólo había dos menús disponibles: Italiano o Francés. Ese día habría probado el francés, pero era carne tartara y a mí la carne cuanto más hecha mejor. Así que nos decantamos por el italiano, unos spaghetti a la carbonara deliciosos.


___En el pub la gente cantaba el himno de La Marsellesa con gracia, vitoreaba a los jugadores con su "Allez les bleus!" (aunque en este caso, los azules eran los del equipo contrario) y no oí casi ningún insulto para el equipo contrario (como suele pasar en otro tipo de antros que yo me sé). Realmente parecía una gente muy deportiva. Incluso cuando acabó el partido aplaudieron durante un par de minutos. Algo después, Baptiste se fue corriendo y chillando "¡Le cuté!, ¡le cuté!", miré a Laure rápidamente y me tradujo: "El cuchillo". Un loco, no muy satisfecho de que su equipo hubiera perdido, sacó un cuchillo y dijo que iba a matar a alguien en medio de la calle. Baptiste acudió a lo Superman, pero por suerte, el tipo se guardó el arma blanca a tiempo. Eso no le libró de que llamáramos a la policía. La gente estaba alterada, acababan de perder la final del mundial, y por penalties. Nosotros lo pasamos genial. Este incidente aislado no nos echó por tierra la noche, pero sí nos hizo volver a casa con más cuidado. Tuvimos que andar un cuarto de hora, y a menudo pasabn grupos de forofos lamentándose a grito pelao. Decidimos no hablar una sola palabra de español, no fuera a ser que nos confundieran con italianos.

___Una vez en casa, tomamos un zumo de mango mientras nos reíamos del parecido de Baptiste con el prota de "Prison Break" (serie que recomiendo por completo). El día había sido de lo más surrealista. Empezamos con un pic-nic religioso, seguimos con una entrevista ajetreada a un director de cine coreano y acabamos viendo la final del mundial de fútbol en uno de los paises finalistas. Una gozada.

___Antes de viajar, la gente siempre se informa sobre lo seguro que es un país. C
omo cualquier ciudad europea, París no tiene un gran índice de delincuencia, pero siempre hay que andar con cuidado, no vaya a ser que te vean la cara de turista y te den el palo. A pesar de ello, tengo que decir que la capital de Francia me pareció un lugar realmente seguro. Ni en el metro, ni en Montmatre, ni siquiera caminando a la una de la madrugada por Belleville nos pareció un lugar peligroso. De hecho, siempre había leído que no era recomendable acercarse a los parques por la noche, pero... estaban cerrados a esas horas. No sé, supongo que la sensación de seguirdad viene dada por la ignorancia sobre en qué zonas deberías sentirte más o menos inseguro. Es lo bueno de viajar, que vuelves a ser un niño y sólo piensas en pasarlo bien.