.comment-link {margin-left:.6em;}



martes, julio 25, 2006

"París: Día 02 - El centro de París"

___Los franceses comen pronto, a partir de las 12h ya empiezan a pensar en llenar el buche, así que poco más tarde, quizá a la 13h fuimos a comer algo al Quartier Latin (Barrio Latino).

___Allí encontramos u
n puesto de crêpes, ¡me encantan las crêpes! Así que no lo pensamos mucho antes de pedir uno. Descubrimos que en realidad no son crêpes, sino galletes, que es exactamente igual que una crêpe, pero con ingredientes salados y se utiliza una harina diferente para la pasta. Comímos una sencilla (queso, jamón dulce, sal y pimienta, ¡me faltó el tomate frito!), pero estaba buenísima. Eso sí, eran demasiado grandes para unos estómagos como los nuestros, así que descansamos un rato alimentando a los gorriones que se acercaban hasta nuestra mesa. Algo que me pareció curioso en París es que no sólo hay palomas, sino también muchos gorriones y cuervos.

___Empezó a llover, en realidad no eran más de cuatro gotas, así que decidimos buscar resguardo, no fuera a ser que acabaramos pasados por agua. Como Shakespeare & Co. (una de las librerías más antiguas de Europa) estaba cerca y no quería dejar de visitarla, nos llegamos hasta el lugar. Al entrar no me pareció nada del otro mundo, una librería normal y corriente. Pero a medida que te adentrabas más y más, las paredes empezaban a estrecharse, las estanterías llenas de libros se multiplicaban y el encanto crecía con cada paso. El suelo era de madera, las paredes de madera, el techo de madera, allí donde mirabas había libros... aquello me gustaba. Estuvimos un buen rato en el piso superior, hay un par de sofás bastante cómodos para descansar y una ventana que da al río, así que fue de lo más relajante. En ese momento se me ocurrió un juego bastante estúpido aunque curioso. Si alguno de vosotros va a Shakespeare & Co. alguna vez, podría repetirlo. Quién sabe, quizá creemos una nueva tradición.

___El juego era muy sencillo, cada uno tenía que coger un libro, abrirlo por una página y señalar con el dedo una palabra al azar. Esa palabra es el regalo que te llevas de Shakespeare & Co. Poético y barato, ¿verdad? A Laure le salió "undemocratic", a mi "drink" y a Isa "goddess". Debíamos estar en la sección de literatura inglesa.

___Al salir, encontramos a un gato negro tumbado sobre una pila de libros, ¡dentro de la tienda! El minino se dejaba acariciar. Me encantan los gatos y me encantan los libros, así que traté de inmortalizar el momento con mi cámara. No es una gran foto, pero el recuerdo lo guardaremos con cariño.


___Paró de llover. Seguía haciendo calor y había leído en varios blogs que no podías perder la ocasión de probar uno de los sorbets (helados naturales) de la Île St. Louis, así que decidimos que ese fuera nuestro próximo destino. Buscamos la heladería más conocida de la Île, se llama Berthillon y te clavan por cada helado de 2 a 5 euros, pero la verdad es que están deliciosos. Nos comimos uno de mandarina, uno de cereza y otro de caramelo con jengibre. El de mandarina estaba realmente bueno :)~~~ Paseando por la Île, descubrimos varias galerías de arte, pero en todo nuestro frikismo, sólo entramos en una en la que exponían (y vendían) originales de la serie de animación "Star Wars: Clone Wars". Realmente no somos frikis de "Star Wars", pero nos hizo gracia. Además, también tenían litografías de "Steam Boy" numeradas y firmadas por Katsuhiro Otomo.

___Después paseamos durante un par de horas por las calles del centro. Encontramos tiendas sobre cosas tradicionales japonesas, pasamos por delante de un cine en el que cada viernes proyectan "The Rocky Horror Picture Show" (una genial película de culto que es una absoluta ida de olla) y entramos en un par de iglesias antiquísimas. Después bordeamos el Sena deteniéndonos a contemplar las obras de algunos pintores y los barcos atracados en el río (algunos bohemías viviendas personales, otros restaurantes de lo más turísticos).


___Tras visitar la Plaza de la Bastilla, pasamos por el Lidel. Es curioso, ya he visto sucursales de este supermercado en España, Londres y París jajaja. Una vez en casa, cenamos un pollo al curry con anacardos buenísimo y después tuvimos la mejor idea que se nos pudo ocurrir en todo el viaje: escribir a la organización de Paris-Cinéma, un festival de cine que se celebraba esos días en la ciudad. El motivo, en el próximo post ;)

___El viaje-consejo de hoy es sencillo: lleva siempre un paraguas contigo. Hay paraguas plegables pequeñísimos y muy ligeros, y aunque parezca una tontería, te resultará tremendamente práctico ya que no sólo se puede hacer servir para protegerte del agua, sino también de las insolaciones. Que sí, que sí, que en verano no llueve y que para eso ya están las gorras, pero la experiencia me dice que nunca sabes donde vas a acabar, y después de hacer cola durante dos horas a pleno sol... ¡pagarías por uno!