.comment-link {margin-left:.6em;}



domingo, junio 25, 2006

"MindRiot: El cine es así"

___Primer día de rodaje, tendríamos que empezar a rodar a las 12:30h, son las 14h y Ángela llama: hay un problema con la cámara. Directamente, no tenemos cámara. Una escuela iba a cedérnosla muy amablemente, pero a última hora se han hechado para trás. El cine es así, me digo. En vez de hundirme en la misería, pienso en que vamos a pagar un pastón por la iluminación alquilada (que para colmo, aún está de camino), así que... a grandes problemas, grandes soluciones. Finalmente, y tras muchas idas y venidas, decidimos alquilar una cámara.

Ángela al borde de la hipotermia.

___Segundo día de rodaje. No tenemos cátering. Sólo una tostadora. Raúl se pasa por el Pizza Hut y les pide que nos patrocinen por el morro: obviamente, le dicen que no. Se pasea por dos o tres bares, finalmente uno de ellos le ofrece ocho bocadillos sin pagar un duro. Vuelve de aquí a media hora, le dicen. Media hora después, Raúl viene con las manos vacías. El jefe supremo de dicho bar había llegado y le había quitado de la cabeza a su mujer la tonta idea de alimentar a unos chavales con pretensiones fílmicas. El cine es así, me digo. A grandes problemas, grandes soluciones. Raúl compró un paquete de pan Bimbo (para colmo, dulce, pan de leche de ese para desayunar), y unas lonchas de jamón dulce. La tostadora no va. Nos hacemos sandwiches. A grande problemas, grandes soluciones, me repito. Tenemos 20 botes de fideos picantes precocinados, ¡y ya no los necesitamos! Entraban en plano el primer y segundo día de rodaje, pero los planos resultantes pueden apañarse con tan sólo dos o tres botes. Dicho y hecho, cátering resuelto. Unos, tan felices con su ramen precocinado, otros conformándose con el bikini de pan dulce con jamón... dulce.

Fideos precocinados picantes. Mmmm...

___Tercer día de rodaje, haremos lluvia artificial. M llama Eduardo de Sputnik FX, el pobre está en el Saló del Cómic y se tiene que buscar la vida para venir a dejarnos el material sin dejar solo el stand. Me dice que necesitaremos buscar un cubo de basura y llenarlo de agua, porque no cree que pueda traer el suyo. Raúl desaparece y vuelve a los 40 min. con un bidón de gasolina Elf. Vacío, por supuesto. Le miro y le digo mirándole de soslayo... "¿Pretendes hacer lluvia metiendo agua ahí dentro?" Me dice... "". Y entonces empiezo a imaginarme una peligrosa lluvia negra, con restos de combustible inflamable. Me imaginaba a la actriz rociada de agua gasolina entrándole en el ojo y a alguien acercando una cerilla sin querer. El cine es así, me digo. A grandes problemas, grandes soluciones. Llamo a Eduardo, por suerte podrá traer el bidón. Una vez más, problema resuelto.

Aaron tratando de hacer lluvia.

___La moraleja de todo esto es que el cine no es un juego de niños, salen imprevistos cada minuto y la rápidez con la que se toman decisiones y se solucionan problemas es crucial para no quedarse a medio camino. Los tres ejemplos que he dado son los primeros que me han venido a la cabeza, pero tampoco estaría de más recordar que temíamos que la policía pasara a pedirnos un permiso de rodaje que no teníamos, que inundamos los últimos escalones de la puerta de entrada de la señora que nos dejó su portería, que a Ángela casi le coge una hipotermia (y tuvimos que secarla con un rollo de papel de cocina y dos toallitas pequeñísimas de los chinos), que se oían constantemente voces de fondo hablando español (cuando se supone que la historia pasa en Japón) o que tuvimos que enfrentarnos a un polaco que (con su buena parte de razón) daba un miedo que lo flipas. Para colmo de males aún no hemos podido empezar a montar, y por lo tanto las fechas se retrasan. Vaya, que el cine es así, eso hay que decirse. Pero lo importante es no rendirse. Siempre hasta el final.